Cobertura para toda la familia

marzo 24, 2016

En los autos “Instituto Provincial de Salud de Salta (I.P.S.) por Amparo”, la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Salta condenó a una obra social a cubrir el cien por ciento de las prestaciones médicas a una madre y a su hijo, debiendo reintegrar además las prestaciones y diferencias abonadas por el padre, quien es afiliado a la misma.

El actor promovió la acción de amparo persiguiendo “la cobertura integral de las presentaciones médicas que por cualquier motivo le sean requeridas para el cuidado y protección de su hijo -por entonces próximo a nacer- otorgándoseles a ambos el ingreso al Plan Materno”.

“Sin períodos de carencia válidos, ni preexistencias que puedan oponérseles a su ingreso, cobertura que alcanza a la internación, medicación y todo otro estudio que demande el control y evolución del parto y control de su hijo una vez nacido, cuanto el reintegro de los gastos en que deba incurrir”, indicó.

De esta manera, el hombre explicó que “a mediados del mes de julio de 2015 peticionó la inclusión de su conviviente dentro de su grupo familiar, aportando la documentación que se le requería, gestionando también la baja de su anterior concubina, quien se encuentra residiendo en Tucumán, no haciendo uso de la obra social desde hace tiempo”.

No obstante, la obra social le hizo saber de su negativa de cobertura de los gastos necesarios para el parto, por “no haber transcurrido aún el período de carencia de tres meses dado que la afiliación de su mujer se concretó en el mes de noviembre de 2015”.

En este contexto, el magistrado explicó que “la respuesta del Instituto no fue adecuada, ni tampoco oportuna”. En el caso, luego que se notificó a la obra social de la demanda de amparo y tras el nacimiento del hijo, la Coordinación Ejecutiva otorgó la cobertura de un 80 por ciento para la madre y de un 100 por ciento para el recién nacido.

“En asuntos similares al presente he sostenido que el derecho a la salud es impostergable y operativo, de modo tal que no es susceptible de ser cercenado, reducido, modificado o dejado de lado por reglamentaciones o condiciones que no se adaptan con la necesidad concreta del solicitante”, concluyó el magistrado.